• Lunes, 24 de Julio del 2017 | 03:46hs Envíe su Noticia

La hegemonía mediática del periodismo deportivo burgués

Por Sebastián Iasenza (*)

El pobre, el humilde, el emergente, generalmente es respetado y apreciado siempre y cuando no se revele y se mantenga donde el poder dominante lo colocó. Que no se le ocurra crear y ejercer ideas que puedan alcanzar ese nivel que “solo y naturalmente” fue concedido para unos pocos. Podrán intentar parecerse pero nunca poner en peligro ese status quo inalterable.

Así sucede con los clubes del fútbol argentino y lo reproduce sistemáticamente el periodismo deportivo tan hegemónico como simplista. Les encanta que equipos chicos como Godoy Cruz proponga el “fútbol que le gusta a la gente”, que de hecho es el juego que pretenden todos los equipos grandes y ricos para poder jugar más cómodos, pero lamentablemente los mendocinos no han ganado nada en estos últimos años luego de conseguir varios triunfos.

Se relamen con Defensa y Justicia y argumentan que se puede generar un juego vistoso con equipos económicos. De hecho hasta sus rivales han declarado felices, eso sí luego de ganarles, que DyJ juega lindo: “Qué lindo equipo defensa, cómo juegan” señaló Pablo Guiñazú de Talleres de Córdoba luego del triunfo por 2 a 0.

Ahora bien, que esos equipos tan simpáticos no se atrevan a disputar el poder porque ahí se produce la “grieta” y empiezan a convertirse en “negros, malos y feos”. Eso sucedió con Estudiantes de La Plata en la década del 60` cuando consiguió sus mayores logros –Un campeonato de mundo en Inglaterra y tres copas libertadoras-. Afectar a quienes sustentan este deporte desde lo económico no era agradable para el poder y de simpáticos pasaron a ser “animales”, “anti-fútbol”, “violentos” y cosas por el estilo. Algo parecido sucede en la política. Mujica, ex presidente de Uruguay, es un tipo idolatrado por los grandes medios de comunicación y no escatiman en elogios cuando muestra su casa humilde, su forma de vestirse y como se alimenta de su quintita, y si eso les sirve para contrastarlo con dirigentes políticos que se meten con los poderes, mucho mejor. Utilizarán parte de la vida del viejo uruguayo para contrastarlo con los zapatos y las carteras que se compra una “frívola mujer”. Eso sí, que ni se le ocurra al hombre meterse con los grandes poderes institucionalizados, allí no será criticado por estos medios ni por su “apolítica audiencia”, ¿saben por qué? porque ese mensaje no será reproducido, será invisibilizado y si tenemos suerte lo encontraremos en algún medio alternativo.

Pero volviendo al fútbol, y a lo sucedido este domingo con San Lorenzo vs Estudiantes, la historia volvió a repetirse con los mismos vicios de aquellos tiempos. En la previa del partido casi todos los medios coincidían que se enfrentaba el puntero, Estudiantes, contra el “mejor” San Lorenzo. Vaya a saber uno porque el mejor tenía menos puntos que el líder del torneo. En realidad sí sabemos, porque el escolta llegó a ese puesto apelando a las subjetividades arbitrarias que algunos crearon como “el buen juego”.

Y ni hablar lo que sucedió tras la victoria del visitante. Los comentarios se fueron repitiendo cuando terminaba el domingo y cuando amanecía el lunes “perdió el mejor, ganó el puntero”, “las artimañas del pincha pudieron con el buen juego de CASLA” y varios conceptos por el estilo. Siempre adjetivando y posicionándose, seguramente en ocasiones involuntariamente, reproduciendo sentidos comunes, funcionales al poderío que los mantiene en zona de confort.

Para sintetizar podemos argumentar esta idea en las declaraciones del DT de CASLA dadas en conferencia de prensa tras el partido, en la que prefirió deslegitimar el planteo del rival y no analizar las deficiencias propias para quebrar la dificultad. “Estudiantes se defendió mucho y cortó mucho el juego, no dejaba a nuestro equipo moverse” afirmó penosamente el técnico del equipo que maneja un presupuesto altamente mayor que el de Estudiantes y al que no pudo superar en el marcador.

El Pincha, ante ausencias por lesiones, propuso un planteo con un triple 5 aguerrido con Damonte, Braña y Ascacibar, y cortó el circuito de juego de San Lorenzo. ¿Eso no puede ser considerado “buen juego”?. Y con una jugada de contra golpe y otra de pelota parada llegó a los goles. Los líricos criticaban de ante mano, porque no entendían con que jugadores el equipo platense se encargarían de crear el juego que a ellos les gusta, y ya tildaban el planteo de mezquino y lo imaginaban violento. A saber, el equipo “feo, malo y negro” terminó con los 11 jugadores en cancha y CASLA con 10, y ni el expulsado se quejó de la tarjeta roja.

Estudiantes es puntero del torneo por arriba de equipos que lo multiplican en sus presupuestos y en un contexto donde la concreción del nuevo estadio es la prioridad. Estudiantes tiene 19 puntos y está primero. Defensa y Justicia se sitúa último con 7 puntos, pero ese periodismo deportivo no se anima a juzgar la pobreza de sus resultados.

(*) Licenciado en Comunicación Social | FPyCS – UNLP

Noticias Relacionadas

Un Comentario

  1. German
    26 de Octubre del 2016 de 11:05 - Reply

    Excelente artículo que desnuda la mediocridad del periodismo deportivo porteño. Lo comparto YA en Facebook.

Escribir Comentario