• Lunes, 24 de Julio del 2017 | 03:38hs Envíe su Noticia

“María no pasó en vano, eso es lo que me sostiene”

Expresó emocionado Horacio Córdoba, el padre la joven estudiante de medicina brutalmente asesinada en su casa de Punta Lara. En declaraciones a 221 radio, el hombre relató cómo vive este difícil momento y llamó a toda la sociedad a reflexionar sobre los femicidios: “Soy una bolsa de odio, pero si dejo que eso florezca mi familia pierde el objetivo”.

“María era una piba comprometida con la vida”, aseguró Horacio Córdoba y agradeció el inmenso apoyo que recibió junto a sus tres hijos, tras conocerse la terrible noticia. Destacó la iniciativa de pintar un mural en el frente de la Facultad de Medicina con el nombre de su hija, el refugio de animales que ahora llevará el nombre de la joven y el proyecto de abrir una cátedra sobre violencia de género en la unidad académica a la que Emma asistía.

También, resaltó el accionar de las fuerzas de seguridad, del personal del municipio de Ensenada y de toda la sociedad: “Pensé que mis hijos y yo estábamos solos, pero de golpe aparecieron todos los medios. Y no por el interés de la noticia, sino que aparecieron para acompañarnos. Y después salieron 7 mil personas a la calle a pedir por mi hija”.

Horacio contó que no quiere perder de vista su deseo de justicia: “El dolor profundo va a venir luego. Tengo asco, no puedo comprender como una persona que no sé de qué vientre pudo haber salido ingresó a una casa a destruir y a matar. Fue premeditado, la idea era destruir y matar”.

Al mismo tiempo, resaltó la necesidad de atender la cuestión que concierne a la violencia contra la mujer desde una perspectiva integral. Pidió “educar a lo que traemos al mundo”, “cuidar a las chicas” y “cuidarnos como la sociedad”.

Finalmente, el hombre describió el carácter de María Emma como una chica alegre, solidaria, que daba clases gratuitamente a quien lo necesitaba. Amante de los perros y que no tenía miedo de mostrar sus opiniones. “Era una muchacha de carácter muy firme”, explicó.

Horacio contó que desde el fallecimiento de su madre hace ya varios años, María Emma se había transformado en una gran contención para sus hermanos. “Era una piba comprometida con la vida. María no pasó en vano. Eso es lo que me sostiene. No pasó en vano”, concluyó.

Noticias Relacionadas

Escribir Comentario