• Lunes, 24 de Abril del 2017 | 04:27hs Envíe su Noticia

Mauricio Macri: el presidente anti pueblo

Por Sebastián Iasenza (*)

Inició el 2017 y los argentinos, algunos esperanzados y otros no tanto, esperaban las buenas nuevas por parte del gobierno tras un largo período de transición que se constituyó en un “año duro” tal cual lo describió el propio Macri en su saludo de fin de año. Esto estuvo caracterizado por fuertes aumentos de los servicios, despidos y una inflación record del 40 por ciento, que según manifestó el Presidente en campaña, sería el tema más fácil y rápido a solucionar.

Sin embargo, enero del 2017 nunca pudo despegarse de un interminable 2016 que parece no tener fin con las medidas de ajuste y aumentos. El combustible vuelve a aumentar un 8% y ello provocará aumentos en casi todos los rubros que requieran de transporte, y por otra parte, como nos tiene acostumbrado el neoliberalismo, la variable de ajuste es el pueblo y ahora la nota la dan eliminando beneficios a los jubilados que cuentan con PAMI. Nuestros viejos que ganen más de $8000 o tengan un auto con menos antigüedad que 10 años ya no obtendrán remedios gratis.

Cuando renunció el ex Ministro de Economía, Prat Gay, algunos que rechazaban las políticas económicas del gobierno celebraron la noticia pero otros anunciaban el fin del gradualismo y el inicio de otra etapa más cruda con la llegada de Nicolás Dujovne. ¿Será que Prat Gay no se animaba a semejante salvajada de meterse con la salud de nuestros viejos? No lo sabemos, pero sí sabemos que al nuevo Ministro no le tembló el pulso para tomar esta medida y acatar las órdenes del FMI para bajar el “gasto” público.

¿Qué le debe pasar por la cabeza a un Presidente que deja sin remedios a los adultos mayores al mismo tiempo que quita retenciones a mineras extranjeras multimillonarias? ¿Cómo hace para dormir tranquilo un Presidente que dicta un decreto para blanquear la fortuna negra de su padre y simultáneamente deja a la deriva a muchos padres del resto de los argentinos? ¿Estará obligado a hacerlo y ciertamente es verdad que se enferma por “exceso de preocupación por la gente”? Posiblemente sea cierto ya que no debe ser fácil tomar esas medidas contra el pueblo.

Es evidente que el poder real, las corporaciones económicas volvieron a tomar las riendas del país y el poder formal obedece y actúa en consecuencia. La duda se centra ahora en conocer si quedó algo de poder formal o ya todo se convirtió en real. Ojalá este tipo de poder no dure tres años más, que aparezca de una vez el gobierno que prometió felicidad al pueblo, que se podía vivir mejor, sino la que no va a durar va a ser la salud del Presidente Macri por tanta preocupación por la gente.

(*) Licenciado en Comunicación Social – UNLP

Noticias Relacionadas

Escribir Comentario